¿Cuáles son las diferentes etapas de una puesta en marcha?


Todos los negocios tienen ciclos de vida. Incluso las nuevas empresas pasan por diferentes etapas de evolución a medida que crecen y se desarrollan. Muchos factores pueden influir en su progreso, y en algunos casos, los inicios fracasan antes de que puedan pasar por todo el ciclo.

Construir tu negocio desde cero puede parecer una tarea abrumadora y confusa. Pero al aprender sobre las diferentes etapas de un inicio, puedes saber exactamente dónde estás y cómo trazar un curso hacia tus objetivos.

Ten en cuenta que como todos los negocios son diferentes, el tiempo que pases en un escenario será diferente a los demás.

¿Cuáles son las diferentes etapas de una puesta en marcha?

Las pequeñas empresas varían mucho en tamaño y capacidad de crecimiento. Y sin embargo, todas las nuevas empresas experimentan problemas comunes en etapas similares de su desarrollo. Estos puntos de similitud pueden ser utilizados para determinar en qué etapa de desarrollo se encuentra actualmente una pequeña empresa.

Saber dónde está en su viaje le ayudará a administrar su tiempo y sus recursos de manera eficiente. Para los fundadores, saber dónde se encuentra su negocio puede ayudar a evaluar qué problemas deben ser priorizados. Incluso puede ayudarle a anticiparse a futuros desafíos para que pueda prepararse en consecuencia.

Planificación e investigación: Convertir una idea en realidad

Esta es la etapa en la que la startup conceptualiza su producto o servicio y evalúa si es necesario. El principal problema durante esta etapa es que convertir las ideas en realidad es difícil. Aún más difícil es encontrar una gran idea que pueda despegar y encontrar su público perfecto.

Necesitas investigar la adecuación de tu oferta al mercado, tu competencia, tu presupuesto, etc. Esta etapa se trata de desarrollar un un sólido plan de negocios. Durante esta etapa, a menudo son sólo los fundadores trabajando juntos para hacer su sueño realidad.

Compromiso y marca: Encontrar su público

Esta etapa es donde se pasa de un concepto a una empresa. Pones en práctica tu investigación y empiezas a seguir tu plan de negocios. Desarrollas un prototipo, o empiezas a vender a amigos y familiares para obtener esa retroalimentación inicial.

El principal problema durante esta etapa es encontrar una audiencia para su empresa: identificar los clientes ideales y llegar a ellos mediante diversos esfuerzos de marketing. Las empresas de nueva creación utilizan diferentes vías para promocionar su marca, a menudo utilizando el boca a boca y estrategias de marketing en los medios sociales.

Los fundadores necesitan establecer su marca. Esto asegura que tienen un lugar en el mercado y una reputación para construir. Esta es también la etapa en la que se trabaja para perfeccionar el producto.

Las empresas de nueva creación pueden tener sus primeros empleados durante esta etapa, todos ellos son gestionados directamente por los fundadores.

Viabilidad y tracción: Aprendiendo sobre lo que funciona y lo que no

Los primeros años son los más difíciles para las empresas de nueva creación porque su empresa no está bien establecida todavía y puede quedarse sin dinero antes de que el negocio sea rentable. En la etapa de tracción es cuando empiezas a averiguar si tu empresa es realmente viable o no.

La tracción no debe confundirse con el crecimiento. Ambos vienen en diferentes etapas del ciclo de vida de la puesta en marcha. La tracción es sólo el comienzo de su crecimiento. Concéntrate en hacer crecer tu base de clientes y en alcanzar las metas que te propongas. El principal problema de esta etapa es la entrega del producto y la gestión del flujo de caja.

Durante esta etapa, el equipo puede expandirse y agregar más gente, o quedarse con los miembros principales.

Refinamiento y crecimiento: Escalando tu inicio

La etapa de refinamiento es cuando se aplica todo lo que se ha aprendido hasta el momento basado en su investigación y su experiencia en la ejecución de su puesta en marcha. Esta es la parte en la que aplicas la retroalimentación y cambias tus estrategias de negocio basadas en la experiencia del cliente.

Las empresas de nueva creación en esta etapa ya han demostrado ser viables y están trabajando para ampliar su empresa. Si está en esta etapa, entonces está empezando a ser rentable. Los fundadores deben centrarse en establecer la credibilidad y la confianza de los clientes. Se trata de proporcionar valor de forma consistente e incluso mejorar en las áreas en las que se pueda.

Escalar significa expandir su base de clientes, sus ofertas y su propia compañía. Esta etapa puede comenzar en el año 2 o 3 y puede durar años. Aquí es donde se refinan los sistemas para ser más eficientes. Los fundadores pueden contratar a más gente que se especialice en diferentes aspectos del negocio. El enfoque cambia hacia la construcción de un equipo de individuos confiables con habilidades complementarias.

Cuando contratando más empleados...los fundadores deben delegar tareas no esenciales que los retrasen o los retengan. Quieres canalizar toda tu energía en una cosa: el crecimiento.

Establecimiento

En esta etapa, su empresa ya no se considera una start-up, sino una empresa establecida. Algunas empresas llegan antes, mientras que otras no llegan a esta etapa en absoluto. Usted puede ver un crecimiento considerable, pero no al mismo ritmo que cuando se amplía, que es cuando se produce el crecimiento más dramático.

Es hora de explorar nuevos emprendimientos, expandir su compañía donde pueda, contratar más empleados, y refinar sus estrategias de marketing. El problema principal es lidiar con la competencia y desarrollar más sus fortalezas.

Recuerda que cada empresa es única y comparar tu progreso con otras empresas de reciente creación puede ser contraproducente. Aprende de tus errores e intenta alcanzar los objetivos que te has propuesto. Si te encuentras comparando tu empresa con otras nuevas, asegúrate de que te inspira en lugar de arrastrarte.

Programe una demostración.
Haga crecer su negocio